Mucho se ha dicho y escrito ya sobre cómo estudiar inglés. Lo escuchamos todos los días en todos los medios de comunicación y por el “boca a boca” callejero. Ya hay cientos de métodos diferentes de un sinfín de empresas diferentes. Miles de academias, tanto a nivel local como nacional. Y prácticamente todos proclaman que el inglés se aprende rápido (en unos meses, con una estancia de unos mesecitos en Inglaterra, haciendo un curso online, asistiendo a un curso en una academia, etc.) y sin sufrir dolor.

Mi aportación

Entiendo que lo que cuento en este post puede llegar a ser duro para ti que estás intentando aprender inglés. Incluso comprendería que pudiera llegar a molestarte, o que te resistas a creerme. Pero es así, la cruda realidad. La realidad que no es contada por academias, empresas de cursos coleccionables o cursos online, o por agencias tipo “Work&Travel”. En definitiva, una realidad no contada por todos los que se están llenando el bolsillo a costa de millones de ilusos que deambulan dando bandazos infructuosamente de un lado para otro con tal de aprender inglés.

El título del post incluye los términos tiempo, esfuerzo y aspecto emocional. Pero también se podría haber añadido el aspecto económico. “El tiempo es oro”. Por lo tanto, hablar de tiempo es hablar de dinero, ya que si tienes que invertir un tiempo para aprender inglés, de alguna forma ese tiempo no lo estás empleando en ganar dinero trabajando o de alguna otra forma. Esta reflexión induce a mucha gente a abandonar el inglés ya que ponen en una balanza personal beneficio obtenido (manejo de inglés) y lo que hay que aportar para conseguirlo (varios años de dedicación), balance que a menudo se decanta por el abandono.

Lograr un buen nivel de inglés requiere unas 3500-4000 horas de ESFUERZO, especialmente si has empezado a tomarte en serio esto del inglés a una edad avanzada, digamos después de los 23 ó 24 años. Y eso es así en el 99’9% de los casos, exceptuando como mucho un 0,1% que realmente sea un Einstein o un Gauss. Repito. Unas 3500-4000 horas de ESFUERZO. No hay atajos milagrosos.

¿Y cuánto es esto en “tiempo real de vida”?

Supongamos el caso ideal que puedes dedicarle 8 horas al día, 5 días a la semana, descansando el fin de semana. Un año tiene 52 semanas, por lo que hay 104 días de descanso si, como hemos asumido, te tomas dos días de descanso a la semana. Ya que un año tiene 365 días, nos quedan 261 días “productivos” al año.

Esforzándote 8 horas al día con tu inglés, llegarías a completar las 3500 – 4000 horas necesarias para adquirir un estupendo nivel de inglés en 437 – 500 días reales de vida. Tomando el cálculo de 261 días productivos que tiene cada año real natural hecho en párrafo anterior, nos sale que para llegar a conseguir un buen nivel de inglés se necesitan 1,68 – 1,92 años reales de vida. Es decir, entre 1 año y medio y 2 años. Y esto suponiendo que puedes emplear 8 horas diarias solo al inglés…

Imagínate cuanto se alargaría ese proceso si no puedes emplear ese tiempo a diario… Ya sea porque estás trabajando, estudiando en la universidad o cualquier otra cosa, si tienes hijos y no tienes mucho tiempo para invertirlo en tu inglés. ¿Todavía sigues creyendo que lo vas a aprender en unos meses, en una estancia de unos mesecitos en Inglaterra, haciendo un curso online creados por unos “súper profesores”, asistiendo a un curso en una academia con profesores nativos, con “Aprende ingles con 1000 palabras” o comprando un atractivo método que viene con el mapa de Londres de regalo?

Es cierto que ese número de horas se podría llegar a reducir, creo que a unas 3000 horas de dedicación, si la persona en cuestión tiene personas cercanas que le hagan un buen seguimiento y apoyo emocional y le puedan aconsejar de una forma más personalizada y óptima o usando ciertos trucos que ya he compartido en este artículo:

Cómo aprender inglés rápido

En este grupo de personas también incluyo a lingüistas, es decir, filólogos o personas que estudian traducción y cosas así. Evidentemente, poquísima gente tiene la suerte de encontrarse entre estos “afortunados”, así que yo si fuera tú, por defecto me incluiría en el otro saco, en el de las 3500 – 4000 horas de esfuerzo.

Primer y más relevante elemento: el aspecto EMOCIONAL

Como dije en la primera frase del post, mucho se ha dicho sobre el estudio del inglés. Yo diría que está todo escrito en cuanto a contenido.

– “Pero David, ¿no hablaste antes negativamente sobre “los métodos milagrosos”?”.

No, no me estoy contradiciendo. Cuando digo que “todo está escrito en cuanto a contenido” quiero decir que ya hay suficiente material publicado como para alcanzar un magnífico nivel de inglés. Casi cualquiera de los métodos que puedes encontrar son muy valiosos en cuanto a contenido, pero ninguno es milagroso en absoluto si el alumno no le dedica miles de horas de esfuerzo. De nuevo, todo se reduce a ESFUERZO y TIEMPO.

Para que un método llegue a ser milagroso, como normalmente aclama serlo, se necesita de la predisposición total del alumno. Sin la actitud necesaria del alumno no se consigue NADA. Es mejor ni intentarlo. Claro está que en la inmensa mayoría de los casos la culpa del fracaso es del método o del profesor por su incapacidad de motivar y de sacar el potencial cognitivo y emocional del alumno. Ahora si puedo completar la última frase del párrafo anterior: “todo se reduce a ESFUERZO, TIEMPO y aspecto EMOCIONAL”.

Estoy 120% seguro que esos “métodos-cursos-estancias en el extranjero” que pregonan ser revolucionarios, además de las estrategias clásicas de
enseñanza de idiomas, terminan siendo nefastos, aburridos para el alumno, y a largo plazo, improductivos, debido a que desatienden algo que es crucial: el aspecto EMOCIONAL. El 99’9% de esos “métodos-cursos-estancias en el extranjero-estrategias clásicas de enseñanza de idiomas” eluden la motivación constante al alumno, la total y necesaria personalización de la enseñanza, y la recurrencia continua. Como consecuencia el alumno abandona mucho antes de completar esas miles de horas necesarias.

¿Quieres saber cómo obtener motivación?

Pues nada, te dejo acá un artículo donde te explico cómo puedes obtener tu dosis diaria de motivación:

Motivación para aprender inglés

¿Te ha gustado el artículo? Pues anda, no te quedes con él y compártelo con tus amigos en las redes sociales